El PAN y su democracia

Compartir

Son de La Loma. Y tienen precandidato.

Muy sabido entre ellos, muy sabido en el ámbito público, pero las resistencias entre el grupo eran fuertes. Quizá lo sigan siendo.

Tal vez el doctor José Ángel Córdova Villalobos, Secretario de Salud federal, ha sido ungido, señalado como el precandidato a gobernador por los integrantes del Pacto de la Loma.

Las fotografías nos muestran a Javier Usabiaga Arroyo, Rey del Ajo y las hortalizas congeladas de exportación, levantándole el brazo.

Nos muestran a Ricardo Sheffield Padilla, ocurrente y dictatorial presidente municipal de León, alzándole la mano.

Nos muestran al senador-junior sanmiguelense Luis Alberto Villarreal moviendo la boca mientras alza el brazo a Córdova (el grito fue: “tenemos gallo, no delfín”).

Pero ¿serán todos los que están, y están todos los que son?

Los de la Loma dicen que quieren la democracia (que ya no hay) en el PAN. Que no quieren imposiciones…como si las simpatías del presidente Calderón y de su esposa Margarita hacia el Secretario de Salud no nos resultaran suficientemente apestosas a ello.

Que esperan una competencia pareja y que gane el candidato que verdaderamente esté cerca de los guanajuatenses y de sus preocupaciones, y las atienda.

El discurso tampoco suena muy diferente a la demagogia del ayer, hoy y parece que del mañana de los partidos políticos en México.

Claro, de entrada los de la Loma mueven sus piezas en la jugada que derivará en la elección del nuevo presidente del comité estatal del PAN. “O presidenta”, dijo José Ángel Córdova el domingo cuando fue presentado como precandidato, y lo dijo varias veces.

Antes de sus palabras, Luis Alberto Villarreal se había reunido con Alejandra Reynoso, que no se baja, y no se baja, y no se baja de la competencia por la dirigencia estatal. La subió el gobernador Juan Manuel Oliva, y así de rápido la quisieron bajar cuando Fernando Torres Graciano lo pensó mejor y decidió que lo más sencillito, fácil y cómodo será dejar en su lugar a Gerardo Trujillo. Pues si ya lo puso al frente del Congreso, qué tanto es tantito.

En cuanto el grupo de la Loma habló de democratización al interior del PAN, el presidente del partido Fernando Torres Graciano se abotonó el saco y contestó que el que opina de seguro no sabe mucho de la vida interna del partido y de su “pluralidad” por andar en el gabinete federal.

Y que el 11 de junio, el representante del presidente Calderón en el CEN del PAN, Gustavo Madero, recibirá a los tres aspirantes del PAN, a saber: Córdova Villalobos, Miguel Márquez Márquez y Ricardo Torres Origel.

¿Un señor de apellido Mosqueda?. No está invitado, pero igual y se le ocurre ir, como va a todas…

Resulta por demás interesante ver cómo el panismo en esencia rebelde ante las imposiciones, el dedazo y la cargada, poco a poco transmuta en un panismo disciplinado, “institucional” que bajo la bandera de la negociación y el acuerdo decide sin problemas que lo que parece convenirle es un heredero a modo…tanto en el comité estatal como en la candidatura a gobernador.

¿O será más democrático que un grupo de notables que conforman una corriente distinta a la que actualmente mantiene el control en el PAN estatal, integren un grupo que a su vez designa a uno de sus integrantes como “el líder” que los guanajuatenses y los panistas esperan para el 2012?

Este es el PAN de hoy. El que, da pena decirlo, se parece cada vez más, al PRI de ayer.