Los nininguneados

Compartir

Sólo en el Distrito Federal, la cifra es aterradora: 200 mil jóvenes no pudieron ingresar a las instituciones educativas de educación superior en la capital del país, según las estimaciones para el actual ciclo escolar.

Sólo en lo que respecta a las 85 licenciaturas de la Universidad Nacional Autónoma de México, la UNAM, el dato es escalofriante: 122 mil 750 jóvenes fueron rechazados en los exámenes para aspirantes.

Ingresaron 10 mil 300.

La cobertura en educación media superior y superior no rebasa el 30 por ciento en México, por más que el presidente Felipe Calderón quiere estirar la cifra y nos dibuja un final de sexenio rascándole al 35 por ciento. En Chile la cobertura rebasa el 45 por ciento; los argentinos alcanzan el 60 por ciento.

Del reportaje de Santiago Igartúa en Proceso se toma el título para esta columna, y las cifras duras —vaya que lo son — que dan pauta a la reflexión.

Si estas son las cifras en el Distrito Federal, ¿cuál será el dato nacional? Una alerta roja, con toda seguridad.

En el DF se formó desde el 2006 una asociación llamada Movimiento de Aspirantes Excluidos de la Educación Superior (MAEES). Sus integrantes han protagonizado varias protestas a partir de los exámenes, resultados y arranque de los nuevos ciclos escolares en la UNAM, el Instituto Politécnico Nacional y otras instituciones de educación media superior y superior.

Se han organizado para protestar porque son “Ninis obligados”. Reclaman que los exámenes de ingreso incluyan parámetros que son discriminatorios, como la escuela de origen o el ingreso económico familiar (lo atestiguo como madre de familia y me parece indignante), cuando la disparidad en la calidad de las escuelas de educación básica o media superior no depende de ellos, ni la han fomentado ellos, sino el propio sistema educativo, el que tanto escatima a las escuelas públicas y tanto favorece la multiplicación de las escuelas “patito”.

También intentan negociar con la Secretaría de Educación Pública, ante la cual han conseguido algunos pequeños triunfos, como que sus integrantes puedan tener oportunidad de ingresar a una universidad pública de manera diferida, en sistema abierto o a distancia, o con becas durante un año hasta que, de sostener el promedio mayor a 8, puedan entrar al sistema formal en el tercer semestre, según el reportaje de Proceso.

Pero no ha sido fácil, y también se mantiene la cerrazón en las autoridades. Como ocurre con los visos de terrorismo en esta ola de violencia nacional, o con las violaciones de derechos humanos que cometen elementos del Ejército, el gobierno difícilmente —o definitivamente no— doblará las manos rumbo hacia la aceptación, puesto que eso significaría…aceptar que el problema existe, que el camino está equivocado, que la está regando.

Estos jóvenes no quieren que el presidente Felipe Calderón les proponga como primera opción entrar a la Policía Federal. Pero tampoco quieren engrosar las filas del comercio informal, o que se les llame “Ninis”, término que consideran peyorativo y ofensivo.

Las preguntas surgen como aluvión. ¿Cuál será la realidad en el resto de las entidades, cuál en Guanajuato? Generalmente el Distrito Federal se ubica a la cabeza en las estadísticas de cobertura educativa. Estos parámetros son desalentadores para el resto del territorio nacional, para las entidades más marginadas, para los miles y miles de jóvenes que ahora pululan entre el ocio, el tianguismo… o el narco.

¿Cuántos de ellos corren voluntariamente a esos destinos?

¿Cuántos tienen una alternativa?

¿Cuántos tienen más de una?

Son el más deplorable ejemplo de la desigualdad, de la inequitativa distribución de la riqueza, de las políticas sociales fallidas —cuando existen—.

Ninis a la fuerza.

Verónica Espinosa es periodista. Ha desarrollado una importante trayectoria en medios impresos y electrónicos de la región desde hace ya varios lustros. Actualmente es corresponsal del semanario Proceso en el estado. Con más de una década de emisiones radiofónicas a sus espaldas, Candil de la Calle, prestigiada columna de opinión, análisis y crítica política ahora llega cada miércoles a través de igeteo.mx por escrito, para descubrir la desnudez de la política y la observación acerada sobre la cosa pública.