Momias extraviadas, gobierno extraviado

Compartir
Momias de Guanajuato en gira por ciudades de EEUU (Foto: Archivo)

Raya en el ridículo el desconocimiento, la desinformación, la ignorancia o la mala leche que prevalece entre los integrantes del Ayuntamiento y funcionarios del gobierno municipal, con el presidente Nicéforo Guerrero Reynoso a la cabeza, al hablar del destino, manejos, condiciones y en general situación de las 36 momias o cuerpos momificados que se encuentran en algún lugar de los Estados Unidos de Norteamérica.

Recordemos que estas momias fueron cedidas en un controversial y sin duda irregular contrato de concesión a un promotor particular para que éste las explotara y entregara una ganancia cuyos montos fueron fijados de la misma manera que todo lo relacionado con este asunto: sin la pulcritud debida tratándose de bienes patrimonio municipal, patrimonio de todos los guanajuatenses.

El convenio fue signado en las últimas horas de la administración anterior, con Eduardo Romero Hicks como presidente municipal, mediante una negociación que llevaron los integrantes de la Comisión especial que existe en el Ayuntamiento, dada la envergadura social, pero sobre todo económica, que representan las momias para el ingreso municipal.

En esa comisión especial participaban el entonces regidor del PRD Francisco Reyes Millán; por el PRI José Luis Camacho Trejoluna y del PAN Marco Antonio Figueroa Sierra, quienes mucho tendrían qué decir sobre las condiciones en que fueron entregadas a un promotor de apellidos Hernández Berlín, porque además las especulaciones sobre el arreglo con estos tres regidores son muchas. Muchísimas.

El promotor, dicen, no ha cubierto los pagos respectivos por los dos años que lleva con ellas en su poder, exhibiéndolas en museos de los Estados Unidos de Norteamérica, aunque presuntamente con la intervención o bajo el resguardo de la asociación de museos de ciencias de ese país.

Presuntamente. Dicen, cuentan, parece que, se supone.

Breviario de la incertidumbre. Porque cada funcionario y regidor en el Ayuntamiento habla según lo mucho, poco o nada que sabe sobre el tema.

Este lunes, el alcalde Guerrero Reynoso dijo que se venció el segundo pago que por 3.2 millones de pesos (sí, 3.2 MILLONES DE PESOS) debió haber hecho el señor Hernández Berlín a la Tesorería Municipal por esta concesión. Es decir, que según estas cuentas, el promotor debe casi 6 millones y medio de pesos que el Municipio esperaba recibir por entregarle en préstamo las 36 momias para las exhibiciones que programó.

Hernández Berlín dice que no debe tales cantidades, que el convenio fue modificado y no está de acuerdo. El Secretario del Ayuntamiento informó que el promotor quiso pagar con una propiedad, pero cuando se acudió a verificar, el hombre había hecho el cambio de dueño a nombre de su esposa en un santiamén. La regidora Ericka Arroyo asegura que las momias están en perfecto estado, bien cuidadas y a salvo… aunque las vio hace un año.

El regidor del Partido Verde Israel Cabrera proponía ir a Dallas —donde se encontraban las momias en la última exhibición que concluyó el 5 de septiembre— para hacer una revisión de su estado, a fin de corroborar que no presenten deterioro o alteración alguna.

El alcalde dice que las momias están aseguradas, así que los guanajuatenses debemos estar tranquilos.

Los habitantes de este municipio —cuyas autoridades y servicios son financiados en parte por los ingresos que la exhibición de las momias generan, además del caudal de índole turístico que derraman— no tenemos la obligación de estar al tanto de lo que verdaderamente ocurre, de lo que se está haciendo y de lo que va a pasar con el contrato, con el promotor, con los ex regidores y con las momias viajeras.

Pero sí tenemos el derecho de contar con la información clara, transparente, fidedigna, sobre todo este entramado.

Que no nos salgan con que se hacen bolas.

Ya nada más eso nos faltaba.