¿De dónde viene el cascanueces?

Compartir
Escenario de "El cascanueces", primer acto (dibujo de Konstantin Ivanov, 1892) (Foto: Especial)

Todos alguna vez hemos visto o al menos hemos escuchado mencionar el conocido ballet que cada temporada navideña es constantemente representado por muchas compañías prestigiadas de danza en todo el mundo que lleva por título El cascanueces y que es tan famoso por su música compuesta por Piotr Ilich Chaikovski; sin embargo muchos no conocen de dónde es que esta historia viene y cómo fue que llegó a escenificarse mediante compañías de ballet.

Pues bien, la famosísima obra dancística proviene de un cuento fantástico publicado por primera vez en 1816 y escrito por Ennst Theodor Amadeus Hoffman titulado El cascanueces y el rey de los ratones.

Una mágica historia iniciada la madrugada del 25 de diciembre, vivida por una pequeña niña quien se vuelve partícipe de una historia increíble para nadie, pues ésta se desarrolla en un universo mágico que vive dentro de su armario de juguetes.

La víspera de navidad, la niña recibe de manos de su padrino, el relojero de la familia, un pequeño cascanueces con la forma un soldado, la niña le toma mucho cariño desde que lo ve colocado en el árbol de navidad y la aventura comienza.

Este cuento posteriormente es adaptado por Alejandro Dumas, padre, y fue por encargo de Iván Vsevolozhsky, el director de los Teatros Imperiales en 1891 en Rusia, que Tchaikovski compuso la música para convertirlo en un ballet.

El ballet se estrenó justo el 18 de diciembre de 1892 en el Teatro Mariinski de San Petersburgo, Rusia. Aunque no se sabe exactamente quién dirigió la primera coreografía específicamente para esa representación.

A partir de entonces ha sido tradición de la época navideña representarla año con año, hasta nuestros días y en una cantidad inmensa de países, con compañías de bailarines de todas las edades.

Si bien es cierto que la magia de este ballet nos deleita por la hermosa y descriptiva música que lo acompaña, no debemos perder de vista el origen de esta historia que además de haberse llevado a escena innumerables veces, también se ha llevado al cine en adaptaciones propias para niños y regularmente mediante dibujos animados y aún en estas circunstancias no nos acercamos a la fuente primera de donde surgió.

Siendo un cuento maravilloso, perfectamente bien narrado y articulado vale la pena acercarse a él y conocerlo pues la magia que la imaginación puede producir acercándose a la lectura de un cuento tan original como este es incomparable.

*

Yunuen Alvarado Rodríguez es licenciada en Letras Españolas, egresada de la Universidad de Guanajuato. Actualmente realiza su trabajo de titulación bajo la dirección del Dr. Andreas Kurz.