Debate artístico-científico en torno a la canción perfecta*

Compartir

Ob-la-di, Ob-la-da, de The Beatles, primer sitio

Los investigadores consideraron la parte armónica, las progresiones, como elemento central; pero la música es más compleja: José Miguel Ordóñez

Rafael López    Nov 21, 2019

¿Ob-la-di, Ob-la-da, la tonada que The Beatles grabaron para El Disco Blanco de 1968, es la canción perfecta?

Recientemente, una agencia de noticias mexicana, citando a un grupo de investigadores del Instituto Max Planck en Alemania, informó que los científicos habían concluido que esa melodía de la banda británica es la número 1 en cuestiones de perfección, ya que la secuencia de 38 acordes estudiados produjo sentimientos de felicidad.

Cabe advertir que el estudio consideró seis canciones perfectas: Invisible touch, de Genesis, Hooked on a feeling, de BJ Thomas, I want you back, de Jackson 5, There she goes, de The La’s, When it’s love, de Van Halen y, como se dijo, la primera Ob-la-di, Ob-la-da, mismas que figuraron en las listas de las mejores melodías pop clásicas de las listas del Billboard de Estados Unidos.

Mientras tanto, los cybernautas han convertido el asunto en un trend topic tal vez alentados por el deseo de pertenencia y sumarse a esta selección en cuyo top los científicos colocaron la tonada creada por Paul McCartney, pero atribuida a la magistral dupla Lennon & McCartney.

©Gaceta UNAM

Por lo pronto, comenzó un diálogo entre músicos y científicos, en el que José Miguel Ordóñez, académico de la Facultad de Música, ha planteado una discrepancia: escepticismo frente al estudio. “Más que de los resultados, de los fundamentos de la investigación. Me resulta problemático hablar de perfección en las canciones.

“¿En qué sentido son perfectas?”, cuestionó, “como si la música fuera algo sencillo, algo medible y de competición”. Asimismo, Ordoñez preguntó acerca de las referencias científicas. “Se habla de progresiones, de sucesión de acordes, y esto siempre está relacionado con el bagaje cultural. La música es alegre dependiendo del contexto cultural donde se escuche”.

Desde la perspectiva del instrumentista, “la música es un fenómeno complejo. Lo que dice la nota es que los científicos consideraron la parte armónica, las progresiones, como un elemento central, pero sabemos que la música es un proceso más complejo. Hay cuestiones rítmicas, textura. Me llama la atención que no se tome en cuenta la melodía, el fundamento de una canción, ni la lírica”.

Acordes

Según el portal de noticias mencionado, la secuencia de acordes de 745 canciones, analizados en un grupo de 39 personas, fue decisiva para otorgarle el adjetivo perfectas a las melodías citadas. En opinión de Ordóñez, “a partir del siglo XVII la armonía se vuelve el centro de la composición; pero desde que se establece esta idea de que hay acordes más tensos o más dinámicos, que tienden a resolver otros tipos de acordes, que serían los de tónica, es lo que genera sensación de movimiento”.

“También está la calidad de los acordes, los tonos mayores y menores, lo que genera tristeza o alegría, de movimiento o pasividad. No sólo tiene que ver con la percepción, condicionada por el entorno cultural”, abundó el músico, y comparó canciones de un solo acorde, “como Get up, stand up, de Bob Marley. Hay otros elementos importantes: ritmo y melodía, lírica y textura. De modo que hablar de perfección a partir de la simple progresión armónica resulta reducir la esencia musical.”


Ob-la-di, Ob-la-da
The Beatles

Desmond has a barrow in the marketplace
Molly is the singer in a band
Desmond says to Molly, girl, I like your face
And Molly says this as she takes him by the hand
Ob la di, ob-la-da, life goes on, bra
La-la, how the life goes on
Ob-la di, ob-la-da, life goes on, bra
La-la, how the life goes on
Desmond takes a trolley to the jeweller’s store
Buys a twenty carat golden ring
Takes it back to Molly waiting at the door
And as he gives it to her she begins to sing
Ob la di, ob-la-da, life goes on, bra
La-la, how the life goes on
Ob-la di, ob-la-da, life goes on, bra
La-la, how the life goes on
In a couple of years they have built
A home sweet home
With a couple of kids running in the yard
Of Desmond and Molly Jones
Happy ever after in the market place
Desmond lets…


Perfección artística

Utilizar el adjetivo perfecto para denominar la calidad de Ob-la-di, Ob-la-da una canción muy sencilla, al músico le resulta engañoso. Es confundir dos conceptos: uno es lo más vendible, lo que tiene éxito comercial, y otro es la perfección artística. Parece que se tiene la intención ideológica de hacer ver que lo mejor es lo que más se vende.

En opinión de Ordóñez, hay canciones que poseen profundidad emocional como experiencia musical. Por ejemplo, en el mismo álbum de The Beatles se editaron
Un día en la vida o Soy la morsa. Penny Lane desde la perspectiva del intérprete es sencillamente brillante”, calificó.

Por tanto, “hablar de perfección artística es algo que no entra en el mundo de la música y del arte, porque es relativo a ciertos valores y ciertos fines. Ya se sabe que la música tiene una función social y está inmersa en un contexto social y desde ahí se percibe. El observador no deja de ser, de alguna manera, subjetivo ante el hecho estético, el hecho musical.

Contenido social

“En todo caso, hay perfección pero no absoluta”, matizó el maestro. “Depende del contexto en que se vea. Get up, stand up de un solo acorde es muy interesante, con un contenido social pertinente para una época. Puede haber otras melodías con gran elaboración armónica que resulten banales. La composición musical es un proceso muy complejo, no se puede hablar de perfección como medir quién corre los cien metros más rápido”.

Cuando se habla desde el terreno del arte, de la música, “incluso las afirmaciones más básicas (¿es verdaderamente la música un lenguaje universal?, ¿todo mundo lo entiende? las ideas entorno a la filosofía de la música) remiten al fenómeno musical y estético”, concluyó José Miguel Ordóñez.

Por cierto, una encuesta en línea elaborada por Mars, la empresa productora, entre otras golosinas de los famosos chocolates Milky Way, Snickers y M&M, clasificó a la controvertida Ob-la-di, Ob-la-da como la peor en el ya lejano año de 2004.

©Gaceta UNAM

* Tomada de Gaceta UNAM. Publicada con fines no lucrativos. Si usted está interesado en estos temas, visite el sitio: https://www.gaceta.unam.mx/debate-artistico-cientifico-en-torno-a-la-cancion-perfecta/