Por esto es que el jabón evita la transmisión del coronavirus*

Compartir

Combinado con el distanciamiento social, el lavado continuo de manos (de más de 20 segundos para mejorar los resultados) es una de las herramientas más efectivas para desacelerar la pandemia.

Redacción    Mar 23, 2020

©Gaceta UNAM

Los virus, como el Covid-19, tienen una capa de proteína y grasa a su alrededor, ambas les “ayudan” a fijarse de mejor manera a la piel humana. Si las personas sólo enjuagan sus manos con agua, después de convivir en grupo o de realizar sus labores cotidianas (como tomar el transporte público), los virus pueden mantenerse en la piel gracias a su capa de grasa. De manera muy similar a como una gota de aceite puede mantenerse aislada en un vaso de agua.

El jabón, gracias a que está conformado por dos moléculas (una atraída al agua y otra a la grasa), al entrar en contacto con el agua y un virus al mismo tiempo es capaz de “atraer” ambos elementos y desintegrar la capa de grasa que cubre al coronavirus. El agua termina por llevarse cualquier residuo por el drenaje.

El lavado asegura de esta manera la limpieza de la piel y, en particular, de las manos, las cuales nos llevamos constantemente a la cara o boca. Es necesario lavarse durante 20 segundos porque es el tiempo que tarda el jabón en desintegrar la capa de grasa alrededor del Covid-19, tallarse por menos tiempo no garantiza el mismo resultado.

La Organización Mundial de la Salud, la Secretaria de Salud, el Instituto Mexicano del Seguro Social y diversas instituciones alrededor del mundo han enfatizado que una de las medidas más eficaces en ante la pandemia provocada por el Covid-19, que hasta el momento ha provocado más de 14 mil muertes y 330 mil contagios alrededor del mundo (según información de la la Organización Panamericana de la Salud), es el lavado de manos con agua y jabón.

©Gaceta UNAM

La limpieza también puede realizarse con sanitizante a base de alcohol, aunque la OMS recomienda que su base alcohólica sea mayor al 60% para obtener mejores efectos.

Lavarse las manos salva vidas

El lavado tiene como objetivo “la antisepsia de las manos con el fin de reducir la flora microbiana transitoria (consiste generalmente en frotarse de las manos con un antiséptico a base de alcohol o en lavárselas con agua y jabón normal o antimicrobiano)”, remarca la OMS en el comunicado titulado SAVE LIVES – Clean Your Hands: Manual técnico de referencia para la higiene de las manos.

La organización añade que “en la mayoría de los casos, el vehículo de transmisión de los microorganismos desde la fuente de infección al paciente son las manos de los profesionales sanitarios, pero los propios pacientes pueden ser la fuente. Generalmente, los microorganismos se transmiten de un paciente a otro, de una parte del cuerpo a otra y del entorno al paciente o viceversa. Los gérmenes y los potenciales agentes patógenos pueden ir colonizando progresivamente las manos de los profesionales sanitarios durante el proceso de atención. Si no hay higiene de manos, cuanto más se prolongue la asistencia, mayores serán el grado de contaminación de las manos y los riesgos potenciales para la seguridad del paciente. El riesgo de transmisión y el perjuicio potencial están presentes en todos los momentos de la prestación asistencial, sobre todo en el caso de pacientes inmunodeprimidos o vulnerables y/o si se utilizan dispositivos invasivos permanentes (catéteres urinarios, intravenosos, intubación endotraqueal, drenajes…).”

©Gaceta UNAM

“La realización o no de una adecuada higiene de las manos tiene consecuencias en la transmisión de agentes patógenos y el desarrollo de las IRAS (infecciones relacionadas con la atención sanitaria). Realizar una higiene de las manos no es simplemente una opción, una cuestión de sentido común o una mera oportunidad; durante la prestación asistencial responde a indicaciones que están justificadas por el riesgo de transmisión de gérmenes”, enfatizó la OMS.

El mal hábito olvidar lavarse las manos nos convierte en un vector en la transmisión de afecciones, “pero no sólo gastrointestinales y respiratorias, sino también de otras, por ejemplo, hepatitis A, conjuntivitis, enfermedades de la piel, aunque en menor grado. Si traemos virus o bacterias en las manos, podemos ser un medio de contagio o contagiarnos de alguno de estos gérmenes”, explicó a Gaceta de la UNAM Daniel Pahua Díaz, del Departamento de Salud pública de la Facultad de Medicina, en el Día Mundial del Lavado de Manos, que en el 2019 se celebró el 15 de octubre.

“La falta del hábito del lavado de manos es un problema de salud pública porque permite la transmisión de enfermedades. Con algo tan sencillo como hacerlo de manera correcta se podrían evitar muchos padecimientos”, agregó Díaz.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud y la Organización de las Naciones Unidas para la Infancia y la Familia, el acceso al agua y al jabón no es el mismo para todo el mundo. En las naciones pobres, en las que la mayor parte de sus habitantes no se lava las manos, sólo una de cada cuatro personas cuenta con agua y jabón en sus casas en tanto que en países africanos al sur del desierto del Sahara sólo 14 por ciento tiene instalaciones adecuadas para ello.

©Gaceta UNAM

*

Tomada de Gaceta UNAM. Publicada con fines no lucrativos. Si usted está interesado en estos temas, visite el sitio: https://www.gaceta.unam.mx/por-esto-es-que-el-jabon-evita-la-transmision-del-coronavirus/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *