Espiral UG se reinventa online

Compartir

Este año la edición 11 del foro universitario contemplaba 140 eventos y se esperaba la presencia de más de mil 200 participantes

La contingencia sanitaria derivada del COVID-19 obligó a replantear el esquema en el que se desarrolló el evento durante más de una década

Guanajuato, Gto.- En el año 2008, el entusiasmo de la alumna Grace Arreola convenció a las autoridades de la entonces Facultad de Derecho de la Universidad de Guanajuato (UG) para llevar a cabo un foro, como servicios social, que mostrara el talento de la comunidad estudiantil: así nació “Ecos, nostalgia y pasado”.

Uno de los eventos contemplados (Foto: UG)

En comunicado de prensa, se informó que con el paso de los años, el evento creció, cambió su nombre a Espiral y se extendió a otras divisiones y campus. Esto fue posible por el respaldo institucional, pero, sobre todo, porque el compromiso y talento de la comunidad estudiantil mostró su capacidad de organización y trabajo en equipo.

Así, Espiral se convirtió en algo más que un espacio para realizar el servicio social; el foro cultural organizado por estudiantes es un referente entre las instituciones de educación superior, con actividades que abarcan música, cine, artes escénicas, artes visuales y danza, entre otras manifestaciones artísticas.

Este año la edición 11 del foro universitario contemplaba 140 eventos y se esperaba la presencia de más de mil 200 participantes, pero la contingencia sanitaria derivada del COVID-19 obligó a replantear el esquema en el que se desarrolló el evento durante más de una década.

Jonathan Augusto Valenzuela González, coordinador general de programación e Espiral, relata que cada edición involucra retos distintos, pero han aprendido a afrontarlos como equipo. “Este año en particular fue adaptarnos un poco a la tecnología” porque ante la decisión de no aplazar el foro, optaron por llevarlo a cabo con participaciones virtuales.

“Nos adaptamos a lo que fue posible realizar”, esta edición nos enseñó a trabajar a distancia, y a replantear esquema de trabajo, pues las actividades contempladas estaban programadas para realizarlas en un escenario, y hubo que reorganizarse para seguir adelante con Espiral.

Para Jonathan Valenzuela, lo más apasionante de colaborar en Espiral es que este foro ofrece a la comunidad universitaria la oportunidad de presentar sus proyectos, ver concretado su trabajo y descubrir lo que pueden realizar con los instrumentos que tienen en sus manos, “para que al final se vayan con una gran experiencia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *