Desde el Faro

La Escalinata y su Cronista

Compartir


Más que un edificio de 4 niveles y 86 escalones, la Escalinata de la Universidad de Guanajuato es un punto de encuentro, lugar para exigir justicia social, soñar un futuro mejor, tener una cita, o para disfrutar una cálida noche cinematográfica.

Juan Anguiano, a quien se le reconoce como el cronista de La Escalinata, ha sido testigo de todo eso; pero, a él le atrae más la ilusión con la cual llegan los estudiantes a tomarse la foto del recuerdo al término de sus estudios; esa ilusión que es contagiosa y que a los universitarios les hace tener confianza en sí mismos ante su futuro profesional, esos son momentos únicos que se viven cada año, como cuando las chicas y los jóvenes egresados de la licenciatura de enfermería – una profesión tan necesaria en el país – se reunieron para ser atrapados por la imagen que los conectará aún más y para siempre con la UG.

Juan Anguiano recuerda también el grito que durante las marchas estudiantiles se ha escuchado en este sitio para exigir se detenga el acoso sexual en el entorno universitario: “ni una abeja más”, arenga que se repitió en las protestas por el asesinato de un estudiante a manos de la policía, demandas, que por cierto, muchos han olvidado, pero el cronista no.

REALIDAD O MITO

Y cuando recibe a los turistas, en su boca el mito parece convertirse en realidad, como cuando relata que en 1950, el gobernador José Aguilar y Maya sugiere al entonces rector, Antonio Torres Gómez que se construya una obra, idéntica a la imagen que aparecía en el reverso de una cajita de cerillos. La pintura representaba a la catedral de Girona, España. Sabrá Dios si la plática entre ambos funcionarios fue realidad o mito, pero bien puede ser el antecedente de la obra universitaria.

Además, el cronista invita a quienes se le acercan, a subir los 86 escalones y tocar la puerta que se encuentra hasta arriba, y entonces – dice- alguien les abrirá para entregarles un título universitario; es una analogía que muchos entienden al observar que la escalinata tiene 4 niveles, comparables con la preparación escolar: primaria, secundaria, preparatoria y licenciatura; así, con el esfuerzo que significa ascender 86 escalones se puede llegar a la cima y alcanzar la excelencia educativa.

Observada de esta manera, la Escalinata de la Universidad de Guanajuato deja de ser el simple adorno de la ciudad; adquiere vida propia. Y es todo lo que uno desee que sea…