Después de 20 años se incorporará una comunidad al sistema de agua de la capital

Compartir

Guanajuato, Gto. El presidente del Consejo Directivo del Sistema Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Guanajuato, Héctor Morales Ramírez, informó que, por primera vez, después de 20 años, se incorporará una comunidad al sistema.

Se trata de la comunidad de Perúles, ubicada en la zona sur de la ciudad, y se busca que para antes de que termine del año ya esté 100 por ciento incorporada al sistema, pues al momento van 150 de las 300 tomas de agua dadas de alta.

Explicó que, para conseguir ese logro, es necesario que el Simapag ofrezca la infraestructura necesaria, incluso anunció que se está trabajando para que el próximo año se incorporen a otras seis comunidades más.

“Hemos hecho el análisis y es factible incorporar a seis comunidades que tengan agua, drenaje y servicio de tratamiento, ahorita estamos a punto de incorporar la primera comunidad después de que en 20 años no se hacía, la última fue San Teresa; para el próximo año buscamos que entre Cervera, San José de la Luz, Santa Ana, Llanos de Santa Ana, por mencionar algunos”.

En otros temas, el funcionario municipal informó que para el 2023 se invertirán 20 millones de pesos para la rehabilitación de dos tramos de tubería que surten agua a la Cañada.

Explicó que, con estas acciones, se busca dar seguridad hídrica a la zona del centro cuando se requiera abastecerla de agua potable desde los pozos.

“La rehabilitación es del Cárcamo a Marfil, una es desde Alaia hasta la Glorieta Santa Fe, ahí se invertirán 12 millones de pesos, la segunda es del tramo del tanque de Marfil al Antiguo Camino a Marfil, ahí van los otros ocho millones”.

Morales Ramírez también habló sobre la presa de La Tranquilidad y sostuvo que el proyecto no está muerto y se está trabajando con la Comisión Nacional del Agua para revisar los tres estudios: uno de impacto ambiental, otro sobre el costo beneficio y el estudio técnico justificativo.

Recordó que se requieren de recursos económicos y para continuar con el proyecto se tiene que invertir en la etapa funcional de la cortinilla, la obra de toma, la estación de bombeo con un recurso de 370 millones de los 600 que se requieren.

“Ahorita no se construiría lo de la periferia, sino que se mandaría el agua a los filtros para potabilizar y aprovechar la instalación, ya posteriormente se vería por la estructura periférica”, concluyó.