Organizaciones civiles acusan al Ayuntamiento (Foto: Archivo)

Optan capitalinos por vigilancia particular ante inseguridad

Compartir

Carmen Pizano

Guanajuato, Gto. 29 de noviembre de 2010.- El policía comunitario es la nueva figura que eligen los ciudadanos para mantener vigilado su fraccionamiento o colonia,  informó el Director de Seguridad Ciudadana, Gabriel Yáñez Saldaña.

Gabriel Yáñez Saldaña, director de Seguridad Ciudadana del municipio

El funcionario municipal afirmó que ante la falta de elementos en la policía municipal preventiva, la integración del policía comunitario apoya con la vigilancia de algunas zonas de la ciudad para prevenir los asaltos o robos a casa habitación.

“La persona esta uniformada, con equipo policial y el enlace con la policía preventiva para cualquier percance que se pudiera presentar”.

El Director de Seguridad Ciudadana puntualizó que el policía comunitario, “no tiene un arma de fuego y no va a actuar en una situación de alto riesgo, pero va a ser alguien observando para prevenir alguna conducta y cuando una situación rebase su intervención se va a enlazar con la policía”.

Gabriel Yáñez explicó que el policía comunitario es un elemento que trabaja directamente con los vecinos, quienes son los responsables de pagar el sueldo del vigilante; mientras la Dirección de Deguridad Ciudadana se encarga de dar capacitación a la persona que velará por la seguridad del callejón, fraccionamiento o colonia.

“Los mismos colonos optan por organizarse, esto es una parte importante porque tienen conciencia de que tienen que sumarse a la solución del problema, y al contratar a las personas se minimizan mucho los problemas de inseguridad y de eso se trata”.

En entrevista con el titular de la Dirección de Seguridad Ciudadana del municipio, señaló que actualmente son 40 los policías comunitarios que ayudan a los elementos de policía preventiva a vigilar la ciudad.

Agregó que principalmente los fraccionamientos del sur de la ciudad son los que cuentan con vigilante particular.

Yáñez Saldaña también manifestó que el incremento de robo a casa habitación y asaltos a mano armada en algunos callejones de la capital, son fomentados por las casas de empeño que aceptan los artículos que llegan a empeñar o a vender sin pedir factura.

“Si no existiera quién comprara lo robado, difícilmente se lo robarían; pero estamos en la cultura de comprar lo más barato, que por lo regular es lo robado”, concluyó Gabriel Yáñez.

Cabe mencionar que la Dirección de Seguridad Ciudadana tiene contemplada la contratación de 45 elementos de policía preventiva para el próximo año, para así poder incrementar el número de rondines por toda la ciudad.