La mermelada de la alacena

Hay que entrarle aunque sean “fresas”

Compartir

EPIDRAMÓN

Javier Cardoso Estrella

28 de agosto de 2011

En estos días leí una nota muy interesante acerca de las fresas, pero no me refiero a las chicas de las universidades particulares, que ahora con el apoyo del actual gobierno andan más fashion. Hablo de esas frutillas rojas y exquisitas, las cuales valoré mucho cuando en el año de 1970 los futbolistas de la selección brasileña de ese tiempo entrenaron en nuestro querido terruño, y veíamos a estas estrellas en el centenario Mercado Hidalgo comprando canastas de fresas y comiendo de ellas directamente (en ese tiempo no se lavaban, y no hacían daño; ahora hay que desinfectarlas y comerlas, aunque ya Irapuato ha sido desbancada de la producción de fresa por otros lugares como Zamora, que lo único dulce son los chongos zamorano y que dicho sea de paso todo lo que ha dado es amargo, y Baja California cuyo sabor no conozco).

Esa lectura me causó sorpresa en virtud de que señala que estudios hechos a las fresas mostraron que contienen una sustancia de nombre “fiselina”, la cual ayuda a potencializar la memoria y ayuda mucho a contrarrestar los síntomas del mal de Parkinson y de Alzheimer ( ¡que feo tener un apellido así!). Y resulta que en una universidad de California han hecho estudios sobre este rico manjar, y que en pruebas con ratones de laboratorio y han dado magníficos resultados… todos los ratones se acuerdan de lo que los científicos les han enseñado, comentó un científico del CINVESTAV.

Dicen también que las fresas cosechadas entre noviembre y marzo son las mejores y más ricas en esta sustancia que ayuda a mejorar los males citados y que será ya probado en seres humanos (nos urge). Con esto mejoraríamos nuestro cerebro (digo pa’ mejorar lo que escribo) y la verdad es que en nuestro país existe mucha gente, sobre todo de la tercera edad, con problemas de este tipo. Aprovecho para enviarles una felicitación y escuchemos no solo a los de la familia sino a todos los que conozcamos, así nos damos una oportunidad de adquirir conocimiento y ellos ejercitan su musculo cerebral.

Como ya estoy a punto de pasarme de líneas, lo importante es decir que la fresa sirve para agilizar la memoria y, como sabemos, habemos muchos a los que se nos olvidan las cosas (a veces a propósito) y antes que se me vaya el avión va el epidramón:

En campaña puras promesas

hoy les toca cumplir compromisos

para recordar, buenas son “fresas”

aunque se acaben los “macizos”,

gobiernos y sus torpezas

pasan y van al olvido

yo por eso los convido

a que coman muchas fresas.