Gabriel Yáñez Saldaña, director de Seguridad Ciudadana Foto: Archivo)

En el FIC habrá Cero Tolerancia con el consumo bebidas embriagantes

Compartir

Carlos Olvera

Guanajuato, Gto. 10 de octubre de 2011.- El director de Seguridad Ciudadana, Gabriel Yáñez Saldaña, informó que el programa Cero Tolerancia al consumo de bebidas embriagantes se aplicará durante la edición número 39 del Festival Internacional Cervantino, cuyas sanciones serán arresto hasta por 36 horas o una multa en efectivo dependiendo de la falta cometida.

Gabriel Yáñez Saldaña, director de Seguridad Ciudadana

Con cerca de mil elementos de los tres niveles de gobierno para la vigilancia de la fiesta cervantina, luego de sostener la última reunión interinstitucional con instancias federales y estatales, señaló que el mando estará a cargo de la Secretaría de Seguridad Pública.

El funcionario también mencionó que se harán labores de “sobrevigilancia”, no propiamente en el Centro Histórico de la ciudad, sino que estarán al pendiente en algunas zonas de la periferia que se consideren de riesgo, y que además de las corporaciones policiacas participarán los cuerpos de emergencia como son Protección Civil, Bomberos y el Sistema de Urgencias de Guanajuato (Sueg).

El motivo de establecer el operativo Cero Tolerancia al consumo de bebidas embriagantes, explicó Yáñez Saldaña, es porque se quieren inhibir las conductas que se derivan del consumo excesivo de alcohol, como son escandalizar, orinarse y participar en riñas en la vía pública.

En el mismo tenor indicó que muchas veces en estado de embriaguez también llegan a tener fricciones con los elementos a cargo de la vigilancia de las calles en la ciudad, en cuyo caso, precisó, las sanciones “pueden ser el arresto hasta por 36 horas o bien una multa que dependerá del tipo de falta que se cometa”.

“Trataremos de disminuir lo más que se pueda el consumo en la vía pública”, reiteró el director de Seguridad Ciudadana, aunque dijo que poder controlar este tipo de situaciones es algo complicado, sobre todo porque se dio por muchos años esta conducta y hay muchas personas que llegan de otros puntos de la República con el pensamiento de que el consumo en la vía pública es algo que está permitido o que había cierta tolerancia.