AMLOve

Compartir

Todo lo que necesitamos es amor, fue más o menos lo que cantaron Los Beatles en uno de sus temas más sonados. Y, según la nueva envoltura con que se nos ha presentado a partir de que lo declararon oficialmente el ganador de la encuesta interna del PRD y virtual candidato formal a la presidencia de la república por las izquierdas de este país, Andrés Manuel López Obrador está dispuesto a darnos su amor.

Hasta a Televisa.

El “nuevo” López Obrador es un hombre que puede sonreír.

Que ya no se la pasa quejándose del duopolio, de la mafia del poder, de Salinas.

Es un hombre que después de apretar la mano a Marcelo Ebrard, jefe de gobierno del Distrito Federal, una vez que se le declaró ganador de la encuesta para definir al candidato presidencial de las izquierdas unidas —ya no quieren ser vencidas—, comenzó a dibujar nuevos gestos, nuevas gesticulaciones, nuevas formas de mirar, de hablar, de expresarse, para proponer un “proyecto de amor”.

En un arranque insólito de esta faceta, AMLOve fue recibido, y muy bien recibido, en Televisa, en la casa principal de la televisora a la que ha criticado, denostado, condenado como una de las principales responsables de todos los males que aquejan a los millones de mexicanos hipnotizados por la telera por manipular, ocultar, tergiversar, desvirtuar la realidad nacional.

Estuvo en el noticiero de Joaquín López Dóriga, el noticiero estelar, en el horario estelar. Se dieron un apretón de manos. AMLOve le dijo al conductor: “¡Imagínate, Joaquín, qué es estar yendo pueblo por pueblo a informar. Ahora nos están viendo millones de mexicanos…!”.

Todo mundo cree que es la reconciliación. Y también cree, por cierto, que no es gratuita. Al menos, no para Televisa. No para Emilio Azcárraga Jean, señalado también por AMLOve como junior consentido de la mafia y parte intrínseca de la misma. La mafia de Salinas, dice.

La reconciliación se ha hecho extensiva. El mismo AMLOve habla de una campaña de reconciliación, de que es la vía junto con la democracia electoral, para cambiar al país.

Y los empresarios, en voz del presidente del Consejo Coordinador Empresarial Mario Sánchez Ruiz, aclararon que ya no ven a López Obrador como “un peligro para México”, estigma que le colgaron en la negra, negrísima campaña publicitaria que, dicho sea de paso, difundieron principalmente por… Televisa en el 2006, en aquella elección presidencial que Felipe Calderón ganó oficialmente con menos de un punto de diferencia a Andrés Manuel.

(¿Aún así insistirá Cocoa Calderón, hermana del presidente, en dar la voltereta al resultado en Michoacán donde perdió por menos del 1 por ciento ante el priísta Fausto Vallejo? Su hermano se aferró a los votos que le dieron las décimas para ganar. Y no se movió un ápice ante los clamores del voto por voto).

Este nuevo rostro de AMLOve anuncia también la próxima presentación de un proyecto amoroso de nación amorosa.

Por lo que sea, a cambio de lo que sea, como sea, este golpe de timón dado por AMLOve modificará sustancialmente los escenarios del 2012.

Téngalo por seguro.

*

Verónica Espinosa es periodista. Ha desarrollado una importante trayectoria en medios impresos y electrónicos de la región desde hace ya varios lustros. Actualmente es corresponsal del semanario Proceso en el estado. Con más de una década de emisiones radiofónicas a sus espaldas, Candil de la Calle, prestigiada columna de opinión, análisis y crítica política ahora llega cada miércoles a través de igeteo.mx por escrito, para descubrir la desnudez de la política y la observación acerada sobre la cosa pública.