Ecos de Mi Onda

Bombas obsoletas

Compartir

Los principios de la Física, tal y como yo los entiendo, no niegan la posibilidad de manipular las cosas átomo por átomo.
Richard Phillips Feynman (1918-1988) Físico teórico estadounidense.

Decían que arriba sólo había cielo,
pero no era verdad,
una enorme ave gris se fue acercando.
Pero las aves no rugen,
se contestó a sí mismo el nativo
y curioso enfocaba al objeto distante
(que da Vinci soñó desde el medievo)
sintiendo en el corazón un sobresalto.
No hubo tiempo para más,
la madre parió al pequeño niño,
que descendió aceleradamente del cielo
e hizo la travesura:
En el nombre eterno de la paz,
tronó la voz del general,
con el presidente medroso al lado.

Escenas miles de veces repetidas,
en distintos lugares,
variadas intensidades,
diversidad de víctimas,
soberbios victimarios.

Blitzkrieg y los holocaustos
Guernica
Londres
París
Berlín
Tokio

Hiroshima y Nagasaki RIP

Vietnam Napalm
Tormenta del desierto Smart Bombs
Oriente Medio
Nadie está a salvo,
Una o dos bombas de vez en cuando,
aun así, vale la pena vivir,
como dijera el poeta Ferlinghetti.

Geranios de fuego
y nubes vaporosas,
mezcla de sangre y polvo

Del cero al nueve son las combinaciones,
la clave para abrir el candado.

Las bombas son obsoletas,
hoy el cielo se enrarece,
se esparce hedor de muerte,
ningún rincón está totalmente a salvo.
Los oráculos lo señalaron
pero muy pocos lo advirtieron:
No se sabe la fecha ni la hora,
pero deben estar siempre preparados.

Decían que arriba sólo había cielo,
pero no era verdad.
Imperio helicoidal imperceptible
a los ojos humanos,
por la naturaleza coronado,
imperio transitorio,
dictador fatalista derogador de ritos,
de ceremonias y sentidas despedidas,
supresor de libertades
y del mismo aire que respiras.

Del cero al nueve son las combinaciones,
la clave para abrir el candado.

Pero te tienes que dar prisa,
los lacayos te tuercen el pescuezo
si no contestas la rima.
Los cambios están a la vista,
en los bolsillos vacíos,
en las páginas en blanco de los libros,
con esas ideas perturbadoras desfasadas,
que le cantaban a la ingenua libertad
¿Para qué quieres el pensamiento?
el espacio te contesta toda duda,
ese divino compás oscilatorio
que se ajusta a la humana frecuencia
proporcional a su energía.

Viajando a la velocidad de la luz,
en la aparente inercia del entorno,
millones de imágenes al instante,
legiones de amigos que saludan,
el nuevo mito de la caverna.

No te alteres,
sólo se trata de un sistema inédito.
Elige una de las opciones:
Existes aquí o simplemente no existes.

Decían que arriba sólo había cielo,
pero no era verdad,
ahora no se concibe ni ese cielo.
No vayas a salir,
corres el riesgo de que te destruyan,
a menos que la descifres.

Del cero al nueve son las combinaciones,
la clave para abrir el candado.