El espacio de Escipion

¿Qué hacer con los des-gobernadores?

Compartir

+ Abelina López, la voz de los municipios

+ Nace el Parlamento Urbano del Valle de México

+ Santiago Taboada quiere “gobierno espejo”

¿Qué hacer con los gobernadores? Es la pregunta que circula entre quienes buscarán operar políticamente en el próximo sexenio. Una duda de alto valor en tiempos de transición, porque, a días de concluir el sexenio de Andrés Manuel López Obrador, varios mandatarios estatales siguen siendo un serio problema para la estabilidad y la gobernanza, pues han dedicado su tiempo a administrarse cual neocaciques y no a resolver las demandas y conflictos que se presentan, desde protestas sociales hasta la seguridad.

Estos gobernadores serán una mala herencia para el periodo presidencial de Claudia Sheinbaum Pardo, quien ha reiterado la oferta de tender los puentes de reconciliación con todos los sectores políticos, sociales y económicos; apostar por estabilidad del país, tanto en materia de gobernabilidad como de política económica; garantizar la seguridad pública y no centralizar la toma de decisiones como muchos creen que podría ser.

Difícil situación que deberá atender Rosa Icela Rodríguez ahora que asuma el control de la política interna y tenga que trabajar más que con inteligencia política (con todo lo que esto significa), con mucho tacto y temple, con filigrana y madurez para tomar decisiones y no andar con miramientos de amistad o cercanía de los mandatarios con el poder ejecutivo federal, que es el halo que a muchos los protege hasta ahora.

Y es que a la par que aumenta el espectro de gubernaturas bajo el dominio de Morena, también hay un fenómeno de abandono a sus responsabilidades por dejar que el centralismo (es decir, que la Federación decida) en materia de seguridad pública, capacidad recaudatoria, promoción de sus propias obras de infraestructura, programas de bienestar y hasta de atención a las demandas sociales. En resumen: que el presidente les resuelva todo.

Hagamos una breve reseña de esto que se cuenta:

El pasado 21 de junio, comuneros de Totalco, en Perote, Veracruz, fueron brutalmente reprimidos por la Fuerza Civil, provocando la muerte de dos activistas, decenas más fueron perseguidos, heridos y hospitalizados, todo porque se han opuesto al uso indiscriminado del agua de parte la empresa porcícola Carroll. La escurridiza respuesta del gobernador Cuitláhuac García, como en otros casos igual de críticos, fue desaparecer a la policía estatal.

En Baja California la confrontación de políticos de Morena es caliente; lo mismo alcaldes, el ex gobernador Jaime Bonilla y la gobernadora Marina del Pilar se cruzan acusaciones de vínculos con el narcotráfico y complicidad con empresas energéticas transnacionales.

De Chihuahua siguen saliendo golpes por los desencuentros entre los ex gobernadores priista César Duarte y el ahora morenista Javier Corral con la mandataria Marú Campos, acusándose de corrupción y complicidades.

Ni qué decir de Nuevo León, donde detrás de esa folclórica escenografía fosfo-fosfo de los youtuberos, Samuel García y Mariana Rodríguez, no logran establecer negociaciones con el congreso local ni con los alcaldes emanados de otros partidos.

En San Luis Potosí, Ricardo “El Pollo” Gallardo, sigue reproduciendo viejas prácticas del agandalle sin importarle a quien agravie, como es a Morena y a Rita Rodríguez Velázquez, hermana de la próxima secretaría de Gobernación, Rosa Icela, quien aspiraba al Senado y fue saboteada por el mandatario y el grupo tamaulipeco que lo acompaña.

En Chiapas han sumado tres periodistas locales asesinados, más de mil 500 familias desplazados de sus comunidades por la disputa de los cárteles de la droga que, entre otras cosas, provocaron la suspensión de las elecciones. Para el 25 de agosto, apenas Pantelhó, Chicomuselo y Capitán Luis Ángel Vidal podrán elegir a sus autoridades municipales.

Michoacán es otra entidad con síntomas graves, no de ahora, pero se van acumulando por la pulverización que van teniendo los cárteles de la droga, la extorsión, el abigeato y el secuestro. Santa María Ostula, en Michoacán, fue atacada mediante uso de explosivos y drones por el Cártel Jalisco Nueva Generación contra puntos de seguridad de su “guardia comunal”.

En el Estado de México, hace unas semanas y previo a la renuncia del primer titular de Seguridad de Delfina Gómez, se filtraron videos del desplante del líder de la familia michoacana y luego aparecen las mantas del CJNG amenazando a sus contrarios de la “Familia Michoacana” de exterminarlos.

Semanas después, también aparecieron narcomantas del CJNG en Acapulco y Chilpancingo, Guerrero, donde no cesan los señalamientos contra el senador Félix Salgado Macedonio de presuntos pactos con grupos delictivos generando un ambiente crítico en la seguridad de las ocho regiones de la entidad, pero cuya frivolidad sigue descontrolada (megapachangones, nuevos escándalos) y ahora hasta su “Hora del Toro” desde donde pretende instalarse como el gran elector de sí mismo, buscando la fotografía con Claudia Sheinbaum sin importarle el repudio que su presencia genera en distintos públicos.

Ni qué decir de Morelos de Cuauhtémoc Blanco y el saldo negativo de su administración, tanto en lo político como en la seguridad, sin dejar de lado los señalamientos de pactos oscuros. O Zacatecas de David Monreal, que cuando parecen controlarse otra vez vuelven a aparecer amenazas y masacres entre tres cárteles de las drogas.

Casos aparte son Guanajuato, Colima, Sonora, Campeche, Quintana Roo, Tamaulipas, Tabasco o Oaxaca, donde los mandatarios han sido rebasados varias ocasiones por la violencia de grupos delictivos y, además, han mantenido rotos o dañados los puentes de relación intergubernamental con todas las fuerzas políticas y sociales a las que están obligados a atender.

El trabajo político que se tiene que hacer para que estos mandatarios entiendan su función y papel debe ser arduo y sin contemplaciones, porque no se trata sólo de jalar votos, sino hacer posible el proyecto de gobierno que ofertan los dirigentes nacionales.

El Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 hablaba de una nueva relación entre la Federación y los gobiernos estatales, lo cual nunca ocurrió. Entre otras cosas porque se centralizaron muchas decisiones y porque varios mandatarios llegaron por la misma inercia del movimiento lopezobradorista. Pero la situación no puede seguir en el mismo tono, pues se requieren esfuerzos parejos. Si la Federación fortalecerá la Guardia Nacional y operará un auténtico ministerio del interior, en los hechos los gobernadores tienen que hacer su trabajo con esfuerzo y compromiso, sumando a los municipios.

Ya no hay espacio para simulaciones ni reproducción de nuevos cacicazgos, como antaño. Los gobiernos estatales tienen que romper con su inercia de ineficiencia, negligencia, omisión, comisión y corrupción, para que se le comience a ganar la batalla al crimen organizado y otros poderes fácticos.

Esperamos que el mensaje de Los Pinos del pasado 1 de julio se haga realidad: no más centralismo, no más autoritarismo y una auténtica revolución de las conciencias, como hizo la convocatoria Claudia Sheinbaum.

Abelina López, la voz de los municipios… Vaya polvo que levantó la alcaldesa de Acapulco al reconocer que el municipio tiene limitaciones en sus facultades para el combate a la delincuencia organizada que ha venido golpeado al municipio. Atajó que los municipios no tienen facultades para la investigación de los delitos, cuando es la Fiscalía General del Estado la encargada de la investigación y persecución del delito, y son las policías estatal y federal las que deben coadyuvar en su combate. “Se requiere cada quien, asumir lo que nos toca, dejar de echarnos culpas y asumir lo que nos toca” y subrayó que el municipio de Acapulco está haciendo lo que le corresponde, como vigilar que se cumpla con el Bando de Policía y Gobierno; es decir, la prevención del delito y las acciones correspondientes en la proximidad ciudadana. Pero esto es más que una queja, es un llamado para que si hay una reforma judicial también deba hacerse en el sistema nacional de seguridad pública para que involucre en la corresponsabilidad de atacar frontalmente todos los delitos. Al respecto,  Claudia Sheinbaum Pardo comprometió 21 cuarteles de la Guardia Nacional en diferentes colonias de Acapulco y este lunes 8 de julio tuvo su primera reunión de análisis de la situación de la violencia en el país, en donde estarán dos piezas fundamentales: Rosa Icela y Omar García Harfuch

Nace el Parlamento Urbano del Valle de México… El movimiento urbano popular de la CDMX va más allá de la tradicional política nacional y, a la vanguardia ya prepara varias acciones colectivas. Este fin de semana, se conformó el grupo impulsor del Parlamento Urbano con la presencia de más de 50 colectivos y ciudadanos, que coinciden en la esencia de hacer posible el Poder Popular, “el cuarto nivel de gobierno” y preparan la Asamblea Popular Constituyente para el 3 de agosto de 2024. Por su parte, el Comité de Organizaciones Sociales de la campaña de Clara Brugada prepara su “Primera Asamblea Popular por el Derecho a la Ciudad y en Defensa del Territorio de la Ciudad de México” a celebrarse los días 13 y 14 de julio del año en curso. Se anticipa una metrópoli reactivada, muy movida y muy participativa calentando motores ante el sexenio del primer gobierno de la izquierda social en la CDMX.

Santiago Taboada quiere “gobierno espejo”… Mientras el PAN de Santiago Taboada busca el método para reposicionarse, según han filtrado a algunos medios para “construir con ellos el proyecto de ciudad que sueñan y organizarlos en una especie de organización espejo, para verificar las acciones de Brugada y tratar de que sus proyectos puedan ser tomados en cuenta por el nuevo gobierno”, los conflictos internos de sus aliados PRI y PRD siguen aumentando, sin lograr definir si van por el nuevo partido o se queda con los anayistas azules.

Contacto: feleon_2000@yahoo.com