Indefensión

Compartir

No hay duda que los seres humanos de cualquier latitud somos indefensos ante los cambios climáticos, caprichos de la naturaleza o bien solamente cambios en los parámetros locales que obedecen a cuestiones normales para la vida de la Tierra y que en el caso de las personas con un tiempo de vida muy corto se magnifiquen y se sufran los efectos de lo antes anotado.

Hoy en día tenemos uno de los noviembres más fríos de la historia contemporánea cerrando el mes con tres (3) heladas de forma consecutiva a partir del día 28, 29 y 30 haciendo notar que la del día 29 fue la más significativa con -1.1 grados abajo de cero.

Sin duda nuestra fragilidad es algo digno de mencionar ya que, lamentablemente, en la contabilidad de los efectos dejados por este tiempo, uno que debe contarse es sin duda el de los daños al campo, que afortunadamente en estos momentos son limitados al existir pocos cultivos en gestación.

Uno de los daños ocasionados es la muerte de un pequeño de unos meses de nacido que depende de cuidados extremos y que ante las limitaciones de algunas comunidades para protegerse de los elementos se tienen que lamentar estos hechos trágicos. Hoy es el frío, después serán oleadas de intenso calor, lluvias torrenciales o vientos con rachas muy violentas.

En fin no se puede acusar a nadie de estas situaciones o quizá existan cargos de conciencia en algunos que dilapidan los recursos del pueblo sin utilizarlos de forma adecuada en el mismo. Pero qué bondadosa es la Tierra, pues mientras que algunos sufrimos de frío, en el hemisferio sur gozan o sufren de altas temperaturas que oscilan entre los 30 y 35 grados Celsius lo que obligan a otro tipo de medidas.