Policías en vigilancia por los callejones

Responsabilidad del gobierno municipal atacar el vandalismo en Guanajuato capital: PGJ

Compartir

Carlos Olvera

Guanajuato, Gto. 05 de septiembre de 2011.- El procurador general de Justicia de la entidad, Carlos Zamarripa Aguirre, afirmó que atacar la problemática del vandalismo en la capital es responsabilidad del gobierno municipal.

Procurador de Justicia del estado, Carlos Zamarripa Aguirre (Foto: Especial, Archivo)

A decir del procurador, en su dependencia han tratado de clarificar a los ciudadanos que han acudido con ellos cuál es la situación y lo importante que resulta interponer las denuncias para poder avanzar en las investigaciones.

En específico, con respecto al grupo vandálico denominado los Pollos Negros, que han mantenido asolada una zona de la ciudad, por el callejón de Atarjea y calles aledañas, Zamarripa Aguirre señaló que en esta problemática se tiene que aplicar el Bando de Policía y Buen Gobierno, por parte de la autoridad municipal.

En otras ciudades, señaló el procurador, “si existe un acto vandálico por una o varias personas, se presenta la autoridad correspondiente, que es la policía municipal, lleva a cabo su labor y si no en todos los casos por lo menos en alguno hay personas detenidas y en este caso no hemos tenido, ninguno ha sido puesto a disposición con motivo de esos hechos”, puntualizó Zamarripa Aguirre.

En torno a este asunto, comentó que en los que se han puesto a disposición del ministerio público, aunque no sean de ese grupo vandálico, se ha hecho lo conducente. Añadió que en cuanto a las 10 denuncias que se han interpuesto en contra de los integrantes de esta banda, se hizo la consignación correspondiente y se ejerció acción penal en contra de los que se identificaron como responsables de diferentes hechos denunciados.

Y aún comentó que en muchos de los casos los detenidos han pagado la fianza de ley, por lo que han tenido que dejarlos en libertad.

De cualquier manera, dijo, no basta con el nombre del grupo vandálico que cometa los delitos, sino que se requieren de nombres y apellidos, así como de testigos circunstanciales de hechos concretos, para solicitar las órdenes de aprehensión.