Isla de calor y otras cosas

Compartir

Este fenómeno es algo de lo que se habla en épocas recientes, en ocasiones con poco conocimiento de las causas, y esto sin duda provoca desconcierto en el hombre urbano. Definamos lo que lo provoca y podríamos comenzar diciendo que sobre todo son los planes de ordenamiento territorial en nuestras ciudades que hoy prácticamente son letra muerta. Sin duda es el principal factor que provoca ciudades más hostiles y faltas de confort para el buen desarrollo de nuestras poblaciones.

Debemos recordar que hoy en día las ciudades son entes vivos que reaccionan ante nuestro poco conocimiento de las afectaciones que le provocamos. Lamentablemente las temperaturas que se tenían en antaño hoy se muestran alteradas, provocando ciudades por demás extremas y con una fuerte repercusión en la salud física y mental de los que las sufrimos.

Ejemplos hay varios. A continuación se enumeran algunos: falta de concentración en escolares que ante molestias por altas temperaturas bajan su rendimiento en forma notable al estar lejos de unos 20 grados Celsius y un 50 o 55% de humedad, considerados factores ideales para un buen funcionamiento. La irritabilidad es una afectación diaria que contribuye cada vez más a situaciones de violencia intrafamiliar y en el roce diario con el resto de la comunidad.

Podemos citar varias situaciones atadas al tema. Hoy debemos y tenemos la obligación de pedir y exigir a las autoridades planes sustentables y amigables con el medio ambiente. Esto no significa provocar parálisis en las ciudades como León, Celaya, Irapuato y otras que crecen de forma no precisamente ordenada. La tala de árboles, matorrales y sacrificio de parques, antes lugares de esparcimiento, hoy calles y arterias viales llenas de concreto y asfalto tiene mucho que ver en estos asuntos.

No hay duda que nuestras autoridades deben sensibilizarse y en lo posible sacrificar las ganancias que en lo futuro no ayudarán a mitigar los daños hoy causados. En lo referente a la reparación se requiere el llevar a cabo reforestación planeada con flora nativa en lugares ya determinados y legalmente creados como zonas de reserva ecológica. No se pretende ser obstáculo en el desarrollo urbano, pero sí se requiere de una buena planeación. En Guanajuato capital se ha determinado una serie de alteraciones como la disminución de humedad y mayores temperaturas, tornando un clima poco confortable. Hoy se deben hacer estudios de las ciudades con bases que sustenten lo dicho como es nuestro caso. Recordemos que el conocimiento de nuestro entorno permite una mejor convivencia con el mismo.