Procuración de la salud de los guanajuatenses (Foto: Especial, Archivo)

Descartan cercos sanitarios por influenza

Compartir

Carmen Pizano

Guanajuato, Gto. 27 de enero de 2012.- La Secretaría de Salud de Guanajuato descartó que se vayan a instalar cercos sanitarios, después de que se confirmó que hay cuatro personas en la entidad con el virus de la influenza AH1N1.

Juan Luis Mosqueda, infectólogo de la Secretaría de Salud (Foto: Especial)

Juan Luis Mosqueda Gómez, infectólogo de la Secretaría de Salud, afirmó que no son necesarios los cercos sanitarios como se plantearon en el 2009, cuando se dio el brote del virus.

El argumento del médico fue que después de la contingencia sanitaria de hace dos años, descubrieron que el virus no es tan contagioso, sin embargo llamó a la población a que se atienda de manera oportuna en caso de presentar síntomas de gripe.

“Sabemos que el virus es mucho menos contagioso de lo que podemos pensar en su momento, afortunadamente es menos letal, pero es importante de cualquier manera identificar cada caso, pero las actividades que se vieron en el 2009 no se tienen consideradas de momento”.

En los últimos días se han registrado cuatro casos de AH1N1, dos en Silao, uno en León y el cuarto en Guanajuato capital.

El infectólogo de la Secretaría de Salud apuntó que aunque son pocos los casos que se han detectado, no se puede hablar de que sólo hay cuatro personas con esta enfermedad porque muchos lo confunden con una simple gripe.

“Tenemos pocos casos, pero es de señalar que son los confirmados, pero definitivamente puede haber más que no se detecten, por lo que es importante llamar a la población a que se revisen si tienen fiebre y tos o fiebre y dolor de garganta porque puede ser influenza”.

Durante el 2011 no se registró ningún caso de influenza AH1N1 en la entidad, sin embargo a menos de un mes de que inició el 2012 ya suman cuatro los enfermos comprobados.

La Secretaría de Salud de Guanajuato tiene 950 mil vacunas para aplicar, se recomienda que primero vayan niños menores de 3 años, adultos mayores y mujeres embarazadas porque son quienes tienen más riesgo de padecer la enfermedad.