Rocío Romero Méndez

Residente en Aguascalientes desde hace veintitrés años. Ingresé a la universidad, la primera vez, a estudiar la licenciatura de Negocios y Administración en la Universidad Politécnica de Aguascalientes; la segunda, la licenciatura en Letras Hispánicas en la Universidad de Guadalajara; sin embargo no concluí ninguna de las dos, la primera por motivos de vocación, la segunda por motivos personales. Aunque comencé a escribir desde la primaria, siempre vi el oficio como un pasatiempo o una forma de escape y reflexión. Intento que mis textos sean un espejo de mi interior donde otros puedan mirarse.
Después nada

Después nada

Siento que hoy puedo escribir cualquier cosa, que cualquier pensamiento puede quedarse aquí conmigo, hasta

Ese algo de poesía

Ese algo de poesía

En el mundo donde los segundos se convierten en minutos, donde los minutos se transforman

Renuncia

Renuncia

La vida sigue siendo lo que es, una serie de acontecimientos que se cruzan. *

Esa pausa llamada felicidad

Esa pausa llamada felicidad

Hace tiempo ya dejé de escribirte y me es difícil precisar un solo motivo, pues

Escribir y amar

Escribir y amar

—Hola, buenas tardes, soy escritora y me gustaría… (puerta en la cara). * Y de

Variopinto

Variopinto

El pasado no es real, existió pero ya no es. Tu existes, eres real pero

Una sola cosa y todo

Una sola cosa y todo

Qué triste suena la llovía cuando golpea en mi ventana mientras allá a lo lejos

Amores lejanos

Amores lejanos

Los amores de lejos están condenados. O al menos eso se cree. Supuestamente, la convivencia

Modernidad

Modernidad

Con que poco se conforma la gente: una lata con su nombre A veces no

Hasta que un día

Hasta que un día

Me voy a quedar aquí, aquí y ahora donde solo está mi desordenada habitación, donde